• 2
  • nov
  • 2014

El candidato massista a la gobernación de la provincia de Buenos Aires comenzó su campaña formal con una pegatina de carteles en el conurbano, que merecen un análisis de sus mensajes, propios del Manual del Buen Político Posmoderno.

El primero de esos carteles dice “Yo Quiero lo Mismo que Vos”.

Es típico del político posmoderno vaciarse de contenido ideológico para llenar ese vacío con lo que sea oportuno llenarse, flexible y superficialmente, es decir, puedo pensar lo que quieras que piense, o mejor dicho, lo que las encuestas digan que debo pensar. Entonces el candidato carece ya no de ideología, sino de un pensamiento propio y autónomo.

¿Incluirá en su rquieroeferencia a los poderes económicos y mediáticos? ¿Querrá lo mismo que ellos, o querrá lo mismo que nosotros? ¿O acaso querrá lo mismo que ambos, es decir, podrá querer blanco a la mañana y negro a la tarde?

Pero si el candidato quiere lo mismo que yo, ¿qué pasa si yo no quiero lo mismo que el candidato? Difícil silogismo.

Puede ser equiparable a la paradoja del mentiroso, del cretense Epiménides, que dice “Todos los cretenses son mentirosos”.  Si es así uno debería suponer entonces que Epiménides también es mentiroso porque es cretense, pero si él miente entonces su frase sería falsa, es decir, en realidad los cretenses no mienten.

Si Giustozzi quiere lo mismo que yo, pero yo no quiero lo que él quiere, significa entonces que él no quiere lo que quiere.

Otro cartel de Giustozzi dice “Yo Quiero un cambio seguro“.

Lluvia de oximorones. El oximorón es un concepto muy posmoderno también, que permite unir palabras con contenidos opuestos para dar forma a ideas con sentido. El oximorón es la particular expresión que adquiere hoy el viejo conflicto. Como todos sabemos, en nuestro tiempo han muerto los conflictos, son tiempos de consenso y de diálogo; ya no existen los opuestos, todo es positivo, pura transparencia IMG_20141021_205401_edit_editdonde los opuestos se funden.

Si Giustozzi quiere un “Cambio Seguro” debe ser porque es un “secreto a voces” que le gusta la “cerveza sin alcohol”, las películas de “muertos vivos”, los juegos de “realidad virtual” y leer al “periodismo independiente”. Pero no olvidemos que Giustozzi es una “copia original” de Massita, porque quiere volver a la época del “déficit cero”, ese “dulce tormento” que la “derecha siniestra” “casi siempre” agitó para poner al pueblo en “libertad condicional” y volver a empoderar al “libre mercado”. Lluvia de oximorones.

Un problema dsc01558-1adicional del slogan oximorónico del “Cambio Seguro” es que es el mismo que utilizó el Frente Cívico y Social en las elecciones legislativas de 2009, en las que obtuvo el 21% de los votos en lo que a la postre fue la peor elección del oficialismo en el ciclo kirchnerista.

Se ve que los asesores de marketing político del candidato Giustozzi hacen lo que predican y piensan lo mismo que vos… Ricardito.

El tercero de los carteles del candidato Giustozzi dice “Yo quiero que vivamos mejor” en una honesta y original declaración de principios. Algo así como lo que dicen pretender el 100% de los candidatos y desea el 100% de los electores.

En otroVivir mejor rasgo de posmodernismo militante el candidato nos dice que lo más importante es vivir mejor, que suena a predica espiritual de grupo de autoayuda, eludiendo lo que hace a la particularidad del político, que es decir cómo va a hacer para que el pueblo viva mejor.

Quizás si recurrimos al primero de los carteles podamos encontrar la respuesta, porque Giustozzi quiere que vivamos mejor y lo va a lograr haciendo lo que yo quiero, porque él piensa como yo.

La posmodernidad ha ido vaciando de contenido a la política, quitándole su carácter conflictivo, estimando lo que precisamente postula Giustozzi que finalmente todos queremos lo mismo y que los modos de alcanzar ese algo común no interesa tanto, que eso se debe dejar en manos de los gestores que administrarán las cosas de manera “segura”.

Un dato final para este festival de slogans vacíos del candidato Giustozzi, es que todos sus carteles comienzan con “YO”, otro símbolo de este posmodernismo donde el mundo gira alrededor de uno mismo, donde nada hay más importante que uno mismo y que en definitiva sostiene la idea de que el único objetivo de nuestra existencia es simplemente “vivir mejor”.

 

Scridb filter
Compartir
  • 14
  • sep
  • 2014

emilio-botin-a-la-moncloaEl pasado 10 de setiembre falleció uno de los hombres más ricos de España, con un patrimonio personal superior a los mil millones de dólares, considerado el empresario más influyente de la península y presidente de la entidad global española más representativa, el Banco Santander. Se trata de  Emilio Botín, y ese día un columnista del derechista diario El Mundo, Salvador Sostres, publicó una columna de opinión descarnadamente sincera sobre cuál es su significado y cómo funciona la economía para la derecha neoliberal.

Aún pudiendo no estar de acuerdo con lo que Sostres dice en su columna vale la pena leerla para seguir desmintiendo que es una vulgar mentira aquello de que las ideologías han muerto. En pocos párrafos ha quedado en claro lo que significa escribir cabalgando sobre la propia ideología.


Muere Emilio

por SALVADOR SOSTRES

QUE MUERA un pobre es importante para los familiares pero que muera un rico es trágico para España. Lo fundamental en un país son sus ricos y la turba es intercambiable. Lo que da identidad, elegancia y distinción a un Estado son sus millonarios.

La muerte del banquero Botín es una gran pérdida para España. Cuando mueren los hombres que saben ganar dinero y construir imperios, algo sustancial del país fenece y todos nos quedamos huérfanos. No lo digo por la persona, lo digo por el dinero. No por el dinero que Botín tenía, sino por la riqueza que podría estar ahora mismo creando si continuara todavía entre nosotros. La muerte de Botín sería un drama en cualquier país civilizado y en España la moda es insultar a los banqueros; pero si la riqueza tuvieran que crearla los canallas de los escraches nos habríamos muerto todos de hambre.

botin--644x362Botín fue mejor que cualquiera que se quejó de un banco. Botín aportó más bienestar e hizo más caridades de lo que jamás han hecho por los demás los de la denigrante infamia de ir a buscar a las personas a sus casas. Los puestos de trabajo que Botín creó han sido más importantes que la lamentable acción de cualquier sindicato.

Si todavía tienes algún derecho, oh quejica de cada pancarta, es porque Botín te lo paga. ¿Quién crees que mantiene la socialdemocracia? ¿Quién crees que financia las conquistas sociales? ¿Quién la sanidad de tu hijo, su escuela, tu subsidio? ¿Los sindicatos? ¡Madura, por el amor de Dios! Si fueras la mitad de imbécil y el doble de agradecido, seríamos un país más rico, y más refinado.

España tiene que aprender a no quejarse. Y a repudiar a quienes nos hunden en su miseria, y a dar las gracias a los que compensan nuestra mediocridad con su inteligencia, su habilidad y su increíble trabajo. Emilio Botín ha empleado a miles de trabajadores, ha hecho que cientos de miles de personas que no tenían dinero lo tuvieran prestado, ha ayudado a levantar pequeñas fortunas de la nada y a consolidar a las fortunas más grandes. Ninguno de sus detractores -especialmente los más chillones- se le puede comparar en nada.

Él cumplió con su misión y la vida de mucha gente fue mejor gracias a su paso por el mundo. ¿Qué has hecho tú, pequeña bestia vegetariana? Pues anda, cállate.

Scridb filter
Compartir
  • 18
  • ago
  • 2014

En la sección Opinión, de la edición del 17 de agosto del New York Times, el profesor David L. Kirp, de la Universidad de California, Berkeley, y autor de “Improbables Escolares: El renacimiento de un sistema escolar y una estrategia para las escuelas de los Estados Unidos”, publica un artículo titulado “La enseñanza no es un negocio”, donde plantea su posición respecto a que la crisis educativa en los Estados Unidos (pero que se aplica a cualquier lugar del mundo), no tendrá salida por el mercado, el factor comercial, sino por el rol esencial del docente, el factor humano.

A continuación el texto completo del artículo del profesor Kirp.


Reformadores de la educación de hoy creen que las escuelas están rotas y que el mercado puede proveer elkirp remedio. Algunos ponen su fe en la idea de la competencia. Otros abrazan la innovación disruptiva, principalmente a través del aprendizaje en línea. Ambos bandos comparten la creencia de que la solución reside en lo impersonal, ya sea la mano invisible del mercado o el poder transformador de la tecnología.

Ninguna de estas estrategias ha sobrevivido a su boom publicitario, y con razón. Es imposible mejorar la educación haciendo el camino por fuera de las relaciones humanas. Todos los jóvenes necesitan creer que tienen un interés en el futuro, un objetivo digno de esfuerzo, y que van a poder hacer su escolaridad. Necesitan un guía, alguien que crea en ellos, y ahí es donde los profesores entran en escena. El más efectivo de los bonos es el cuidado entre los profesores y sus alumnos.

Mantras del mercado dominan los debates políticos. Pruebas focalizadas en lectura y matemáticas son tratados como la única medida del éxito. Los profesores a cuyos estudiantes les va mal en las pruebas deberían ser despedidos, mientras que aquellos cuyos estudiantes sobresalen deben recibir pago por mérito, del mismo modo que las empresas pagan bonificaciones a sus empleados estrella y expulsan a los rezagados. Así como las empresas cierran las tiendas que no están cumpliendo con sus cuotas de ventas y abren en nuevos territorios más prometedores, escuelas en crisis deben ser cerradas y reemplazadas por escuelas modelo, con nuevos profesores y administradores en su lugar.

Este enfoque p146500048uede sonar plausible en un laboratorio de ideas, pero en la práctica ha sido un fracaso. Despedir maestros, en lugar de darles la dirección que necesitan, socava la moral. En algunos casos, puede también disuadir a los estudiantes de seguir una carrera docente, y con la escasez de maestros que se avecina en tanto los baby boomers se van jubilando, eso es una receta para el desastre. El pago por mérito invita a generar rivalidades entre los docentes, cuando lo que se necesita es la colaboración. El cierre de escuelas hace a ellos culpables de las bajas calificaciones, haciendo caso omiso de la difícil vida de los niños de estas escuelas “No hay excusas”, dicen los reformadores, como si la pobreza fuera una excusa.

Las llamadas “escuelas charter” se han promovido como la mejora de la educación mediante la creación de la competencia. Pero los estudiantes charter son similares, sobre todo, a sus colegas de las escuelas públicas, y las peores escuelas charter, de nivel primario, que han proliferado en varios estados, no merecen ser llamadas escuelas. Las escuelas charters suponen que aumentará la competencia dando a los padres influencia directa sobre las escuelas a las que asisten sus hijos, pero los estudiantes no se han beneficiado. Durante la última generación, Milwaukee ha ejecutado un experimento tipo charter, con resultados que no muestran ninguna mejora académica real.

Mientras que estos reformadores hablan mucho de mercados y competencia, la esencia de una buena educación que reúne a docentes talentosos, estudiantes dedicados y un plan de estudios exigente, es indiscutible.

El mercado tiene algo que enseñar a los educadores, pero ni el poder salvador de la competencia ni llamativas ideas como la innovación disruptiva. En lugar de eso, enseña que las estrategias deben ser comprobadas en el tiempo.

educacion-chile“Mejorar constantemente y por siempre el sistema de producción y servicio” dice el evangelio que el gurú de la gestión y el marketing Edwards Deming predicó durante medio siglo. Después de la Segunda Guerra Mundial, las empresas japonesas adoptaron el enfoque de “planificar, hacer, verificar, actuar”, y muchas compañías de Fortune 500 se beneficiaron de prestar atención a esta premisa. Mientras tanto, el historiador de Harvard Business School y ganador del Premio Pulitzer Alfred D. Chandler Jr. demostró que las empresas prosperan mediante el desarrollo de “capacidades de organización” poniendo en marcha sistemas eficaces y fomentando el aprendizaje dentro de la organización. La construcción de una cultura de este tipo toma tiempo, enfatiza Chandler, y podría fracasar en manos de ejecutivos seducidos por el corto plazo.

Cada iniciativa educativa exitosa de las cuales tengo conocimiento, requiere fortalecer lazos personales mediante la construcción de fuertes sistemas de apoyo en las escuelas. Los mejores preescolares crean mundos íntimos donde los estudiantes se convierten en exploradores y los adultos están atentos a tomarles de la mano.

En el modelo “Éxito para Todos” -un programa de lectura y matemáticas que, por un cuarto de siglo, se ha utilizado con buenos resultados en 48 estados y en algunas de las escuelas más difíciles de la nación- los estudiantes aprenden de un equipo de profesores, llevando a los adultos dentro de sus vidas. “Diplomate Ahora” es un programa que apunta a los estudiantes de secundaria que son los principales candidatos para la deserción. Reciben una tutoría de uno-a-uno, mientras que los que tienen problemas más profundos son apoyados con profesionales.


Un extenso estudio de las escuelas públicas de Chicago, Escuelas de Organización para el Mejoramiento, identificó 100 escuelas primarias que habían mejorado sustancialmente y 100 que no lo habían hecho. La presencia o ausencia de confianza social entre los estudiantes, maestros, padres y líderes de la escuela fue la explicación clave para la diferencia.

Big Brothers Big Sisters, la organización de tutoría a nivel nacional, ha tenido un impacto sustancial en millones de adolescentes. La explicaeducacion-y-mercadoción no es lo que los adolescentes y sus acompañantes “gran hermano” trabajen juntos. Lo que cuenta, según muestra la investigación, es la construcción de una relación basada en el respeto mutuo y el cuidado.

Durante los últimos 25 años, YouthBuild ha dado experiencia laboral sólida y tutoría en el aula a cientos de miles de estudiantes que abandonan la escuela. Setenta y uno por ciento de esos jóvenes, que abandonaron la escuela, obtienen su título, un porcentaje similar a la tasa nacional de graduación de la escuela secundaria. Los estudiantes de YouthBuild dicen que están motivados para conseguir una educación debido a que sus maestros los conducen.

El mismo mensaje -que el contacto personal es fundamental- viene de los estudiantes universitarios que han participado en la Universidad de la Ciudad de Nueva York de una iniciativa contra la deserción escolar, que permitió duplicar la tasa de graduación.

A pesar de que estos programas, y muchos otros con una filosofía similar, han demostrado su valía, las escuelas públicas han estado gastando miles de millones de dólares en tecnología que se imaginan como la ola del futuro. A pesar de las afirmaciones exageradas, los resultados han sido decepcionantes. “Los datos son bastante débiles”, dijo Tom Vander Ark, ex director ejecutivo de la educación en la Fundación Bill y Melinda Gates e inversionista en empresas de tecnología educativa.

Si bien la tecnología puede ser bien utilizada por los profesores talentosos, ellos, y no los futuristas, debe tomar la iniciativa. El proceso de enseñanza y aprendizaje es un acto íntimo que ni las computadoras ni los mercados pueden esperar mejorar. No es de extrañar, entonces, que el modelo de negocio no haya logrado generar una reforma de las escuelas, simplemente no hay sustituto para el factor personal.

Scridb filter
Compartir
  • 15
  • jul
  • 2014

Es conocida la afición de los futbolistas, y especialmente de los directores técnicos, por las cábalas. Y Sabella, alumno aventajado del gran maestre cabulero Bilardo, no es la excepción.

La FIFA obliga a numerar correlativAugusto Fernández Argentinaamente a los 23 jugadores del plantel mundialista, sin saltarse ninguno.

Hubo un solo jugador argentino de campo que no jugó ni un solo minuto del mundial, fue Augusto Fernández.
Augusto es volante por derecha por naturaleza, no es otra cosa que eso. Y pese a que el volante por derecha fue el puesto más conflictivo del mundial para la Argentina. Gago, Enzo Pérez y hasta Lavezzi aparecieron en esa posición, el único “8” natural del plantel no jugó ni un solo minuto.

Su convocatoria resultó sorpresiva toda vez que Augusto Fernández no era parte del famoso Grupo y además porque formó parte del trío de jugadores lesionados convocados al Mundial, junto a Higuain y Agüero. Quizás el caso más cuestionable de los tres ya que llegó convaleciente de una operación en su rodilla.

Adivinen qué número llevaba Augusto en el dorsal de la blanquiceleate, si, el 13.

¿Demasiado conspirativo lo mío si pienso que lo llevaron sabiendo de que nunca lo irían a poner?

Scridb filter
Compartir
  • 14
  • jun
  • 2014

En los últimos años la polarización de la sociedad argentina ha sido un tema recurrente en los medios de comunicación, los sectores políticos y los propios argentinos. La utilización de la palabra “grieta” para caracterizar este abismo que separa a dos sectores de la Argentina prendió entre nosotros rápidamente, como si se tratase de una realidad reservada solo para nuestro país, y nos hemos convencido que esa polarización es una disfunción de la sociedad argentina.

De pronto el Centro de Estudios PEW RESEARCH de los Estados Unidos realiza un estudio sobre la creciente polarización política de la sociedad norteamericana y cómo ese comportamiento electoral comienza a observarse también en el comportamiento cotidiana de la población de Estados Unidos, descubriendo que las diferencias ideológicas se traducen en las relaciones sociales del mismo modo.

Este estudio generó una gran polémica en los Estados Unidos, y especialmente en sus medios de comunicación. El siguiente es un artículo publicado el 12 de junio en el New York Times con un título contundente.


 

La polarización está dividiendo la sociedad norteamericana, no sólo políticamente

Por Nate Cohn

Es común que los estadounidenses se lamenten de la polarización y la disfunción de Washington, pero el Congreso podría estar haciendo un mejor trabajo de representación de la opinión pública que los votantes están dispuestos a admitir.

De acuerdo con un nuevo estudio de Pew Research, los republicanos y los demócratas en el Congreso no son los únicos que desconfían profundamente de la gente que se encuentra al otro lado del pasillo. Liberales y conservadores prefieren asociarse y vivir cerca de sus correligionarios. Ellos serían infelices si sus hijos se casaran con alguien con un punto de vista político diferente al propio. El resultado no es sólo una política polarizada, sino una sociedad dividida donde los liberales y los conservadores se encuentran cada vez más separados.

Aunque la diferencia ideológica entre los votantes de las elecciones primarias y generales en cada partido es modesto, el estudio de Pew encontró que los votantes más ideológicos fueron los más motivados para participar en las primarias, una tendencia que se pudo observar en la derrota de Eric Cantor en las primarias republicanas de Virginia del martes, donde el congresista republicano fue derrotado por un desconocido candidato del Tea Party, el sector de ultraderecha del Partido Republicano.

El estudio no es el primero en sugerir que la política estadounidense está siendo clasificada a lo largo de líneas ideológicas, pero se basa en una encuesta de 10.000 estadounidenses, aproximadamente 10 veces el tamaño de la encuesta política promedio. A los encuestados se les hicieron preguntas sobre el estilo de vida, y no sólo de las preferencias políticas.

Partidismo e ideología no estuvieron perfectamente alineados en gran parte del siglo 20, pero hoy los votantes de ambos partidos se han vuelto más ideológicamente homogéneos que nunca. Entre los votantes políticamente comprometidos (los que casi siempre votan), la clasificación de los liberales y conservadores en los dos partidos se ha completado: 99 por ciento de los republicanos políticamente comprometidos son más conservadoras que la media demócrata, mientras que el 98 por ciento de los demócratas comprometidos son más liberales que la mediana republicano. Supera claramente a los porcentajes de 88 y 84 por ciento, respectivamente, obtenidos en 2004.

1Debido a que las dos partes han debatido las mismas cuestiones culturales y económicas durante varias elecciones consecutivas, los votantes han aprendido lo que cada parte representa y han encontrado su camino.

El resultado es un electorado que aprecia más a los candidatos ideológicamente consistentes (tal como sucedió con los votantes de Virginia que dejaron de lado al señor Cantor) y partidarios que son menos propensos a apoyar al partido contrario  en las elecciones nacionales. Esto hace que sea más difícil de forjar una legislación bipartidista que logre concretar el amplio apoyo que se necesita para superar un bloqueo u obtener más de la mitad de los lugares en las cámaras del Congreso. Si los demócratas obtuvieran ventaja en las elecciones nacionales, sería más difícil para el Partido Republicano cambiar sus políticas, y eso hace que haya menos votantes abiertos a ser persuadidos.

El aumento en el número de independientes auto-identificados ha hecho poco para frenar la tendencia a la polarización ideológica y partidista. La mayoría de los que se autodenominan independientes se inclinan hacia uno de los dos partidos y presentan puntos de vista que son muy similares a las de los partidarios auto-identificados, incluso en cuestiones como la coherencia ideológica.

Lo que claramente ilumina esta situación es el grado en que la animosidad partidista e ideológica está dividiendo a la sociedad estadounidense.

El 27% de los demócratas y el 36% de los republicanos ven a la otra parte como una amenaza para el bienestar de la nación. Entre los liberales y conservadores consistentes, llamando de este modo a los que sostienen las creencias liberales o conservadoras con mayor uniformidad, los resultados son aún más alarmantes: el 50% de los liberales consistentes y el 66% de los conservadores consistentes ven a la otra parte como una amenaza para la nación.

2La animosidad es tan profunda que muchos podrían sentirse infelices si un pariente cercano se casa con alguien de una tendencia política diferente: el 23% de los liberales consistentes sería infeliz si un familiar directo se casa con un conservador, y el 30% de los conservadores consistentes sería infeliz si un pariente cercano se casa con un demócrata.

Otras preferencias matrimoniales sostienen indirectamente la división partidista. El 27% de los liberales consistentes sería infeliz si un familiar directo se casa con un cristiano protestante ortodoxo. Por el contrario, el 23% de los conservadores sería infeliz si un pariente cercano se casa con alguien de una raza diferente, en comparación con el 1% de los liberales consistentes.

La encuesta muestra que los liberales y los conservadores tienen preferencias a la auto-segregación, y muchos prefieren explícitamente vivir cerca de personas con puntos de vista políticos similares, y otros que expresan preferencias que indirectamente les llevan hacia las comunidades dominadas por sus propios correligionarios.

El 28% de los estadounidenses dicen que es importante vivir en un lugar donde la mayoría de la gente comparte sus opiniones políticas, pero esta opinión es del 50% por ciento de los votantes con las creencias constantemente conservadores y 35% de los liberales consistentes.

Las preferencias de estilo de vida no partidistas refuerzan indirectamente la división partidista.  Liberales consistentes quieren vivir en pequeñas comunidades peatonales con casas más pequeñas por un amplio margen de 77/21, mientras que tres cuartas partes de los estadounidenses constantemente conservadores prefieren vivir en comunidades con casas más grandes, pero donde las escuelas y otros servicios se encuentren a millas de distancia. Sólo el 4% de los conservadores consistentes dice que preferiría vivir en una ciudad, en comparación con el 46% de los liberales consistentes.

3La religión y la diversidad también son factores a tomar en cuenta. El 57% de los conservadores consistentes dicen que es importante vivir en un lugar donde muchos compartan la propia fe religiosa, en comparación con sólo el 17% de los liberales coherentes; el 76% de los liberales consistentes dicen que es importante vivir en una zona con una mezcla de personas de diferentes orígenes raciales o étnicos, comparado con el 20% de los conservadores consistentes.

La encuesta no prueba que los estadounidenses estén llevando a la práctica estas preferencias de estilo de vida, pero los resultados son muy consistentes con la creciente polarización geográfica de América, donde las áreas urbanas votan abrumadoramente demócrata, y las zonas rurales y extra-urbanas, como es el caso del barrio del señor Cantor, votan abrumadoramente a favor de los republicanos.

La división urbano-rural está en el corazón de la polarización del Congreso. Habría muchos distritos más competitivos si los demócratas y los republicanos se dispersaron de manera bastante uniforme en todo el país, como lo fueron durante  la mayor parte del siglo XX.

Pero la polarización geográfica significa que hay pocas áreas en las que es posible incluso dibujar un solo distrito donde existan muchos votantes en condiciones de ser persuadidos políticamente.

La tendencia de los liberales y los conservadores a la auto-segregación refuerza la división ideológica y partidista, ya que los votantes se encuentran a sí mismos en cámaras de eco donde las opiniones discrepantes son raras.

Los votantes, por lo tanto, no están simplemente ubicándose en el partido político que creen más adecuado; sino que están adoptando gradualmente más consistentemente puntos de vista liberales o conservadores en su vida cotidiana.

Scridb filter
Compartir
  • 11
  • may
  • 2014

Yoani Sanchez es una bloguera cubana que se hizo famosa escribiendo por twitter, a través de mensajes de texto de celular, sobre su disidencia con el gobierno de la isla.
En enero de 2013 cuando el gobierno cubano flexibilizó la entrega de pasaportes para viajar al exterior Yoani Sanchez fue de las primeras en gestionar su documento para salir de la isla.
yoani-sanchezUna vez en el exterior fue recibida en Estados Unidos y Europa como una campeona de la libertad pasando a convertirse en una atracción para conferencias y emisoras de televisión.
Incluso en marzo de 2013 Yoani Sanchez protagonizó un pequeño escándalo en Argentina cuando se informó, erróneamente, que el gobierno argentino no le autorizaba la visa para ingresar al país, donde finalmente participó en el mes de abril de un encuentro global de la derecha iberoamericana junto Vargas Llosa, Aznar, Lacalle y Macri.
Siempre se tejieron muchas versiones sobre Yoani Sanchez. ¿Quién financiaba sus baterías de mensajes desde la isla, sin acceso a Internet, que representaban un costo de 300 mil euros anuales? ¿Cuál es su verdadera ideología? ¿Cuáles son sus reales objetivos?
Esta semana Yoani Sanchez rompió su contrato con el diario milanés La Stampa para encarar su nuevo emprendimiento de diario online, y con ello su traductor Giordano Lupi quedó liberado para escribir el siguiente artículo en el que revela su impresión sobre la bloguera cubana.

Yoani Sanchez, su periódico y mi libertad
Giordano Lupi*

Yoani Sánchez ha rescindido el contrato con La Stampa y me ha hecho un hombre libre, porque hasta ayer no podía decir lo que estaba pensando, dado que era su traductor. Ahora que ya no tengo ninguna conexión y que los intereses de la bloguera más rica y premiada del mundo son administrados por su agente, Erica Berla, puedo salirme de sus zapatos. Ya me estaba haciendo mal …

yoanisanchez-100Cometí el error de creer en la lucha Yoani Sánchez suponiendo que era una lucha de David y Goliat, una lucha que iba desde abajo a golpear el poder, una lucha idealista por la libertad de Cuba.

Me tuve que rendir a comprender, una amarga decepción, que la oposición de Yoani era letra muerta, por no decir cómoda, como para hacer creer al mundo que en Cuba no hay libertad de expresión.

Comencé a dudar de que Yoani fuera una agente de la CIA, como decían sus detractores, sino más bien de la familia Castro, asalariada para poner una venda sobre los ojos. Pero incluso si no fuera nada de esto, bastaría decir que me di cuenta que tenía que tratar con una persona que pone en primer lugar intereses para nada idealistas. Una bloguera que conduce su vida tranquila en Cuba que nadie conoce y nadie molesta, que no está amenazada, encarcelada, silenciada, que no tiene ningún problema para entrar y salir de su tierra. Por su hermoso rostro he sido ofendido y amenazada por castristas y comunistas italianos, por compartir una lucha que no existe, un sueño de libertad esperado por muchos, pero ciertamente no de ella, ella sólo pensaba en el dinero proveniente de subvenciones y contratos. En este momento no sé si Yoani Sánchez es un agente de la CIA o de la Revolución Cubana. Yo no lo sé y no me importa. Sólo sé que no es la persona que yo creía. Suficiente para mí.

Suficiente fue un episodio para hacerme abrir los ojos a la realidad, hace más de un año, cuando mandé a mi suegra a la casa de Yoani para pedir aclaraciones sobre el viaje a Italia. Bueno, la hicieron esperar en las escaleras, ni siquiera pudo llegar a la habitación. Un comportamiento muy extraño para una cubana del pueblo.

427+_seminario-nota-01Debería haber creído en mi suegra cuando me dijo: “Esas personas no luchan por la libertad de Cuba Ellos están interesados sólo llenar sus bolsillos.” No lo hice y me equivoqué. Yo creía en una lucha ideológica que no existía. De hecho, el propósito de Yoani Sánchez siempre ha sido convertirse en rica y famosa. Lo consiguió.

Ahora que ella está lejos de mí, he perdido el derecho a regresar a Cuba, mientras que la princesa de los bloggers entra y sale como si fuera una mosca que zumba un poco en La Habana, un poco en Miami. La palabra mariposa no se adapta a ella. Mosca es el término más apropiado.

Ahora Yoani Sánchez abrirá un periódico trucho, como L’Avanti de Lavitola, con el debido respeto a Lavitola. Abrir un periódico, junto con sus amigos, que nadie en Cuba va a leer, porque estará solo online. Pero qué le importa eso a Yoani. Ella sólo busca financiación, que se lea en Miami tanto como en España, mientras la comunidad cubana siga suponiendo que se trata de una paladín inexistente.

Hasta ahora hemos viajado juntos, querida Yoani. Ya es suficiente. Mi viaje continúa solo, lejos de tus ambiciones. Cuba sigue siendo parte de mi vida, aunque muchos cubanos me han decepcionado. Voy a tratar de no pensar en ello, por respeto a mi esposa, que es una cubana del pueblo y no tiene nada que ver con la arrogancia burguesa de Yoani.

Después de todo el propio Fidel Castro ha dicho que la historia lo juzgará. Veremos a quién absuelve.

*Giordano Lupi fue traductor de Yoani Sanchez para sus artículos en La Stampa de Milán.

Scridb filter
Compartir