Entradas del mes febrero, 2018

  • 1
  • Feb
  • 2018

El diario británico The Guardian publica un artículo de su columnista Frances Ryan en la que aborda un fenómeno inglés pero de alcance global, que es colocar a los receptores de beneficios sociales en la posición de aprovechar perversamente el esfuerzo de la sociedad, perseguirlos y criminalizarlos.

Es muy interesante leer el artículo para descubrir cuánto de estas conductas están presentes en el sentido dominante en la sociedad argentina. Yo creo que mucha, de hecho podemos recordar la decisión del gobierno argentino de recortar en el mes de junio los subsidios por discapacidad.

 

Cualquier semejanza no es puro coincidencia


¿Es realmente Gran Bretaña una tierra que espía a enfermos y pobres?

por Frances Ryan para The Guardian

La demonización de los demandantes de beneficios nos afecta a todos. Deberíamos ayudar a las personas con discapacidad, en cambio los acusamos erróneamente.

El mundo de David fue destrozado una mañana por un sobre en su felpudo. La carta era del Departamento de Trabajo y Pensiones, y su redacción era críptica: “Necesitamos hablar con usted sobre la cantidad de su beneficio”. Pero gracias a sus años de voluntariado como asesor de derechos sociales, era muy consciente de lo qué podría significar: estaba siendo investigado por fraude de beneficios.

David necesita su subsidio por discapacidad. Además de padecer depresión y ansiedad severas, tiene múltiples problemas de salud física: problemas intestinales y cardíacos y un disco prolapsado en la columna vertebral. Los analgésicos fuertes apenas le quitan el control a su artritis. Aún así, el verano pasado fue convocado al centro de empleo para una entrevista sobre cumplimiento. David fue informado de que había sido denunciado dos veces por otros ciudadanos acusándolo de posibles fraudes en los beneficios sociales que percibe: una vez a través de la línea directa de fraude de beneficios del gobierno y una vez por medio de internet.

¿Por qué? Fue visto en una playa cercana con su padre enfermo, y lo habían visto en un autobús ir al centro de la ciudad. “A menudo era para recoger una receta. La parada de autobús está a 100 metros de mi casa”,  me explica. “Tengo muletas para usar si mi salud se reciente”.

Es probable que haya visto muchas historias de fraude de beneficios en los últimos años. Aparecen en todos los sitios que mires en los medios de comunicación, desde el programa de la BBC, “Santos y Parásitos” ( Saints and Scroungers), hasta las familias “desvergonzadas” y “estafadoras” , a menudo presentes en el Daily Mail.

Historias como la de David, de personas comunes discapacitadas que pasan por el infierno, rara vez son noticia. Pero él está lejos de ser una anomalía. En 2016, el Observer reveló que de un millón de presuntos casos de fraude de beneficios denunciados por el público entre 2010 y 2015, un asombroso 85% no estaban fundamentados . El mes pasado, el diario The Independet informó que hubo casi 300,000 denuncias públicas sobre fraude a los beneficios en los últimos dos años que no originaron ninguna acción debido a la falta de pruebas.

Existe un espía en tu vecino en Gran Bretaña, donde la persona enferma con muletas no es un conciudadano a quien se le debe ofrecer ayuda, sino un parásito que denunciar a las autoridades. Esto no sucede por casualidad. Durante décadas, el estafador de subsidios ha sido el villano elegido por ciertos sectores de la prensa y la clase política, y ni siquiera la izquierda ha sido inmune a esta tendencia. Mientras que los gobiernos laboristas anteriores lanzaron una redistribución a gran escala a través del sistema de crédito fiscal, nunca hicieron lo suficiente para desafiar la narrativa perpetrada por la prensa y los denunciantes.

Pero, más recientemente, la narrativa del “parásito” se ha agudizado ya que la derecha ha posicionado cuidadosamente al defraudador de beneficios como un acompañante natural de la austeridad, el chivo expiatorio para justificar la aniquilación de la seguridad social en los últimos ocho años. Los conservadores han lanzado una caza de brujas contra las personas que reciben beneficios sociales. Cuando se introdujeron los primeros recortes a los beneficios por discapacidad en medio de las negociaciones sobre el abultado presupuesto destinado a la asistencia social, el Departamento de Trabajo y Pensiones difundió campañas publicitarias que nos indicaban que nosotros, el público, teníamos un papel importante que desempeñar en la identificación de los defraudadores. Los periódicos nacionales publicaron campañas convocando a “todos los británicos a ser patrióticos y denunciar cualquier trampa que conozcas”.

Sin embargo todos son conscientes de que las cuentas de fraude de beneficios representan solo el 1,1% del gasto total en beneficios sociales.

El gabinete de ministros del gobierno también ha adoptado una retórica que sugiere que las personas con discapacidad están fingiendo para obtener beneficios de la seguridad social, y que la mayoría de los nuevos solicitantes de los subsidios por enfermedad en realidad son lo suficientemente buenos para hacer algún trabajo . El ex jefe de política de Theresa May, George Freeman, dijo que los beneficios deberían ir para los “realmente discapacitados” . Esther McVey, la recién nombrada secretaria de trabajo y pensiones, una vez se jactó de ir en busca de la “discapacidad falsa” al tiempo que abolía la línea de subsidios de por vida por discapacidad en su anterior función como ministra para personas discapacitadas.

Esto no es simplemente una retórica, sino que va al corazón de la política gubernamental. Las empresas de auditoría son contratadas para presionar a los enfermos a través de evaluaciones tan imprecisas que esta semana surgió que el gobierno tendrá que revisar los beneficios de 1.6 millones de personas discapacitadas que pueden haber sido eliminados incorrectamente, mientras que los solicitantes son sancionados, a menudo por razones fuera de su control, llevando a estas personas a morirse de hambre .

En este clima contra el bienestar, en realidad no importa si alguien está mintiendo para reclamar beneficios o no.  En un momento en que el bajo salario conduce a un estado de inseguridad crónica, este tipo de táctica de dividir y gobernar es particularmente peligroso, ya que a los trabajadores se les vende la mentira de que la razón por la cual sus salarios no les alcanzan para pagar el alquiler se debe a que la persona parapléjica está viviendo la buena vida. En realidad, están luchando por permitirse el lujo de comer. Justo este mes, una investigación descubrió que la mayoría de los solicitantes de beneficios por discapacidad no tienen suficiente para vivir.

La forma en que tratamos a los solicitantes de beneficios habla de actitudes sociales muy negativas hacia las personas en situación de pobreza, una cultura en la que cada vez más personas que no pueden pagar el alquiler o pagar la comida de sus hijos se ven como responsables de sus propios defectos. Estamos presenciando el individualismo en su forma más desenfrenada, una escala de deshumanización que ha alcanzado tales alturas que incluso un usuario de silla de ruedas puede ser juzgado como “no merecedor” de ser ayudado.

Es hora de contrarrestar esto de manera más efectiva. Cuando el público responde a la narrativa del narcotraficante de la derecha, husmeando en su vecino, el trabajo de la izquierda es crear un argumento alternativo. Junto con el Frameworks Institute, la Fundación Joseph Rowntree está llevando a cabo el proyecto Hablemos sobre Pobreza para entender cómo las personas que se preocupan por la pobreza pueden comunicarse sobre ella de una mejor manera. Esta es exactamente la conversación que deberíamos tener. Parte de esto debe consistir en plantear una visión positiva y colectiva del Estado de Bienestar que considera que una red de seguridad social es un ideal para protegernos a todos, en lugar de considerarla un drenaje nacional para unos pocos. También debe implicar abordar las rutas de la inseguridad de las personas, desde los bajos salarios al imposible acceso a la vivienda, mientras se contrarrestan los prejuicios de larga data hacia las personas con discapacidad.

David fue absuelto rápidamente de cualquier delito sobre sus beneficios, pero, siete meses después esta situación le ha pasado factura. Ahora está bajo el cuidado de una enfermera psiquiátrica e intenta mudarse de casa para sentirse a salvo de sus vecinos.

El otro día, me dice David, un ex colega le gritó “parásito” mientras entraba en el consultorio del médico de cabecera local. “En este momento, estoy aterrado por salir de casa”.

 

El nombre de David ha sido cambiado para proteger su identidad

Scridb filter

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer