Entradas del mes Noviembre, 2012

  • 26
  • Nov
  • 2012

El sociólogo norteamericano Richard Sennet en su libro La Cultura del Nuevo Capitalismo aborda de qué manera las particularidades del nuevo modelo de producción flexible se reflejan en la generación de una nueva cultura propia del siglo XXI.

A continuación un breve resumen del contenido del libro, donde se rescatan ideas claves como la separación de la autoridad de las empresas flexibles en Centro-Periferia, la aparición del fantasma de la inutilidad en la sociedad y el trabajo y cómo la explosión del consumo en base a la relación Plataforma-Dorado impacta del mismo modo en las preferencias políticas de los ciudadanos-consumidores.

LA CULTURA DEL NUEVO CAPITALISMO

Richard Sennet

2006 – Anagrama – Buenos Aires

El sociólogo norteamericano Richard Sennet intenta relatar de qué manera el nuevo capitalismo que alumbró el siglo XXI genera una nueva cultura, a la manera que Frederic Jameson hablaba en los 90 sobre la posmodernidad como la lógica cultural de este capitalismo avanzado.

Sennet recurre al financista George Soros que afirma que las relaciones entre los seres humanos hoy en día se remiten a transacciones, como en los negocios.

Transacciones que buscan el corto plazo, en este capitalismo impaciente (Bennet Harrison dixit) que a diferencia de buscar ganancias en el crecimiento de las empresas lo hace en el precio de sus acciones, desprendidas ambas cosas que habitualmente debieran ir juntas.

El capitalismo impaciente, revela una cultura de la impaciencia. Como ejemplo menciona Sennet que en 1965 los fondos de pensión de EEUU mantenían las acciones en su poder por un promedio de 46 meses, hoy no llegan a mantenerlas  4 meses. En la industria automotriz de los sesenta una decisión ejecutiva de producción tardaba 5 meses en madurar, hoy madura en pocas semanas.

Para Sennet la aparición de la tecnología en gran escala afecta al sector social más débil, los que quieren trabajar pero carecen de formación, los que serán excluidos a través de lo que llama “Fantasma de la Inutilidad”. Sennet entiende utópica la pretensión de crear puestos de trabajo para todos ya se sería desafiar el poder de la tecnología.

Finalmente aborda la cuestión del consumo y de qué manera ese comportamiento del consumidor del siglo XXI se traslada al comportamiento del ciudadano-consumidor en la política.

Organización flexible para una cultura flexible

Una cultura flexible despierta una economía organizada según un paradigma flexible. Así como el reproductor de MP3 es programado para hacer sonar ciertas canciones, la organización flexible puede seleccionar y ejecutar solamente unas pocas de las muchas funciones posibles, un random de la flexibilidad productiva, mientras que las viejas empresas de estructura rígida siguen repitiendo un ritmo fijo de actos, como un disco larga duración del siglo XX.

Sennet, caracteriza los cambios de las empresas del siglo XXI en base a la tercerización de sus acciones y la reducción de los niveles jerárquicos, aún cuando reconoce que la mayor parte de las empresas siguen trabajando en base a las viejas pirámides jerárquicas.

La organización flexible se hincha y se contrae, los empleados se agregan y se descartan en base a la tercerización y la precarización de la fuerza de trabajo es mucho más que el uso de trabajadores temporarios tercerizados, ya que al interior de la empresa pasa lo mismo, con trabajadores contratados. Como ejemplo destaca que el de los trabajadores temporales es el sector de mayor crecimiento en EEUU y Gran Bretaña, constituyendo ya el 8% de la mano de obra total.

La precarización del empleo, sumada a la reducción de niveles jerárquicos y la secuencia de tareas no lineales abrevian el marco temporal de la organización, desplazando el énfasis a tareas inmediatas, la base del capitalismo impaciente.

Mientras en la organización piramidal cada uno actúa en su función y es recompensado por ello, según rendimiento y antigüedad, en las organizaciones flexibles se hace hincapié en las capacidades de relacionamiento interpersonal, para lo que se considera fundamental el valor de la iniciativa.

La diferencia entre organización piramidal y flexible radica entonces en la diferencia emocional entre ansiedad y temor; ansiedad hace referencia a lo que pudiera pasar, lo indefinido, y el temor a lo que se sabe que ocurrirá, la cosa definida y clara. En la vieja estructura jerárquica el fracaso se basaba en el temor, en la nueva estructura flexible el fracaso se asienta en la ansiedad.

Desigualdad

La desigualdad es el talón de Aquiles del nuevo sistema productivo, las diferencias de ingresos entre la cúspide y la base en la nueva economía son siderales. Si bien entre Henry Ford y un operario de 1920 había diferencias de ingresos, esas eran escasas en relación a las actuales, hoy la brecha es enorme entre lo que más cobran y los menos remunerados, y peor aún, la brecha es sociológica más que económica, ya que los intereses y expectativas son mucho más diferentes entre los de arriba y los de abajo que la establecida entre sus ingresos.

Existe un crecimiento intensivo de la riqueza en la capa superior de la sociedad, pero por otro lado hay una línea divisoria entre los grandes beneficiarios y las capas medias que no se benefician totalmente del modelo.

Mientras tanto en el nivel más bajo de la sociedad, Alain Touraine observa una creciente división entre los trabajadores precarios e informales de la economía flexible y los trabajadores tradicionalmente protegidos que todavía sostienen empleos propios del viejo modelo industrial-sindical.

Estas diferencias entre elites integradas y clases media afectadas, o entre empleados tradicionales y trabajadores flexibles generan un regreso al resentimiento, resentimiento que se expresa en símbolos culturales de nuestras sociedades.

Lo que dice Sennet es que las diferencias entre ricos y pobres se vuelven esencialmente en diferencias culturales.

La anulación de los estratos intermedios propios de la pirámide jerárquica del viejo modelo es una característica de la nueva arquitectura flexible de las organizaciones, y en ese cambio la relación con la autoridad se transforma.

En el análisis de las relaciones de poder Sennet recurre al concepto de autoridad de Max Weber, para quien consiste en el atributo de una persona que incita a la obediencia voluntaria, se cree en ella.

En la estructura jerárquica se conservaba una relación de comunicación por etapas sucesivas que se afirmaba en esta consigna de autoridad como atributo; mientras que ahora en lo flexible se desconecta la autoridad en una relación centro-periferia, en la cual el centro organizativo y la periferia productiva se aíslan y esta última solo responde a la primera por sus resultados. Esta relación es la que establece la geografía de la globalización.

En el mundo actual aquella disciplinaria y normativa “Jaula de Hierro” que narraba Weber ha sido abandonada por la arquitectura global, produciéndose tres déficits sociales:

  1. Baja lealtad institucional
  2. Disminución de la confianza informal entre los trabajadores
  3. Debilitamiento del conocimiento institucional

Así como el empleo tradicional se reduce, los trabajos basura permiten acceder al trabajo remunerado a los jóvenes, pero con bajo salario. Así la temporalidad laboral se ve soportada por una cultura en la que la estabilidad pierde prestigio como valor. Esto se observa con suma claridad en el prestigio caído del empleo público, cuyo valor último era la estabilidad.

Weber decía que la gente aceptaba la estabilidad porque esperaba una recompensa final, una gratificación diferida que construía el armazón disciplinario al que la persona se sometía soportando el esquema para esperar la gratificación de mañana. La novedad es que hoy esa gratificación diferida ya no existe, y el mero diferimiento de cualquier deseo no está entre los factores culturales más valiosos del siglo XXI.

Las viejas organizaciones jerárquicas van pasando a flexibles anulando capas intermedias de poder, estableciéndose dentro de las organizaciones una relación centro-periferia que no solo pierde la gratificación diferida, que pudiera dar el ascenso en las jerarquías por ejemplo, sino que también pierde el pensamiento estratégico a largo plazo.

El Fantasma de la Inutilidad

Uno de los conceptos centrales del libro de Sennet lo constituye la idea de la existencia del “Fantasma de la Inutilidad”.

Antes de 1930 las personas creían en una solución personal a la inutilidad, más allá de lo que hiciera a favor de ellos el gobierno, la idea era que el esfuerzo en su educación y sus habilidades personales los harían imprescindibles basados en ese factor formativo que los alemanes llaman la Bildung de una persona, la creación de sí mismo.

Hoy, pasado el corazón del siglo XX,  se vuelve a pensar así, pero con un contexto diferente al del siglo XIX, ya que muchos de los educados y formados en su propio esfuerzo, los llamados hábiles, ven que sus empleos se desplazan hacia otros países con salarios más bajos, en un mundo que comienza a requerir periódicamente nuevas habilidades.

Sennet propone analizar el “fantasma de la inutilidad” y su relación con el problema educativo,

Actualmente la educación forma a enorme cantidad de gente que no podrá desarrollar sus habilidades en un empleo. Esta nueva sociedad de habilidades parece requerir menos personas que las que se encuentran formadas, y centra sus requerimientos en las altas finanzas, la tecnología y los servicios sofisticados.

Una solución a la que llega el sistema la expresa Theodore Keel quien dice que la respuesta a la pérdida de empleos es remunerar tareas hasta ahora no remuneradas, como cuidado de niños o servicio comunitario.

En este contexto la cultura del siglo XXI hace que los jóvenes, criados en un ambiente de cambio y flexibilidad, prefieran salir sin mayores problemas de los trabajos que no les gustan, sin resistir. Pero mientras que los trabajadores jóvenes cuando están descontentos se van, los trabajadores mayores, aquellos habituados al viejo empleo estable y seguro, se comportan críticamente ante el disgusto y prefieren levantar su voz y resistir.

El Fantasma de la Inutilidad que amenaza a cada persona se transforma al interior de las sociedades en odio a los extranjeros por ejemplo, que por su condición se los observa más adaptables a la situación de precariedad.

El problema del Fantasma de la Inutilidad es que crea dependencia y necesidad de ayuda, y en este punto desafía al Estado de Bienestar el siglo XX, y pone sobre la mesa el análisis de qué tipo de asistencia debe proveerse al caído en la inutilidad, esencialmente el marginado.

Otro elemento en cuestión producto del Estado de Bienestar es el de los sistemas de jubilación, ya que los tradicionales sistemas de jubilación redistribuyen ingresos de los sectores jóvenes a los sectores mayores, que son sectores caídos en la inutilidad por efecto de la edad, pero al aumentar la longevidad se pone en tensión esta redistribución, y cada vez más los jóvenes se expresan en desacuerdo por sostener esa redistribución.

Política y Consumo

Sennet se plantea un cuestionamiento más: ¿La nueva economía de consumidores crea una nueva política?

Como todos los analistas del nuevo siglo llega inevitablemente al tema del consumo como expresión central de la nueva cultura, y se enfrenta a la existencia común de dos visiones de la pasión por consumir:

  • La publicidad y los medios moldean el gusto de la gente y sus intereses, tal como tradicionalmente lo planteó Vance Packard.
  • El consumo impulsado por el fenómeno de la obsolescencia programada

La particularidad es que ambas posturas coinciden en ver al consumidor como un ser pasivo: prisionero de la publicidad o los deseos.

Lo que Sennet aborda es una tercera idea para explicar cómo se impone la idea del consumidor permanente desde el proceso productivo, y lo hace en base a la relación de dos conceptos productivos, el de Plataforma y el de El Dorado.

Hoy se fabrica desde la idea de “plataforma”, es decir la fabricación de un bien básico estandarizado. Sobre esta plataforma se marca un pequeño detalle, muchas veces superficial, que constituye El Dorado de la producción. Ese dorado es lo que hace a Opel poder vender un Audi mucho más caro que un Skoda, cuando ambos autos, que la misma empresa fabrica, son en su plataforma coincidentes en un 90%.

Lo que hace el consumidor es buscar diferencias en productos cada vez más homogéneos, busca El Dorado dentro de las Plataformas. Y esta idea no solamente es válida para los productos sino también para los servicios, y recurre Sennet al ejemplo del turismo, donde la gente viaja por muchas ciudades parecidas visitando lugares muy parecidos, por el mero hecho de viajar; este es el Dorado, la sensación personal, sobre aquella plataforma estándar.

En este contexto la publicidad invita al consumidor a completar un cuadro incompleto, presenta la plataforma e invita a construir su dorado, como cuando la publicidad hace coincidir un auto y un desierto liberando la imaginación del consumidor.

Porque en nuestro tiempo desprenderse de algo no es un problema para el consumidor, al contrario, es una paso a la adquisición de nuevos estímulos. A nadie preocupa desprenderse de objetos estándar, de plataformas para las cuales aquel dorado ha perdido actualidad.

Otro signo de pasión por el consumo que menciona Sennet es la potencia.

No compramos las cosas por lo que son, sino que las compramos por lo que podríamos hacer con ellas, aunque en la amplia mayoría de los casos no lo hagamos nunca: reproductores de audio capaces de almacenar miles de temas, autos que pueden alcanzar cientos de kilómetros por hora, hipermercados llenos de productos; todos factores potenciales que nunca abarcaremos en su totalidad.

Por lo tanto Sennet hace coincidir la presencia de una cultura que valoriza el cambio y la desposesión por un lado, y que cuando predomina la posesión lo hace en realidad el deseo por la posesión, la potencia, más que el efectivo uso posesivo.

Pero esa la relación entre consumidores y bienes y servicios para Sennet no es una relación parcial, sino que engloba toda la conducta del hombre y mujer del siglo XXI, lo que llama el consumidor-espectador-ciudadano.

Lo que plantea Sennet es que ese ciudadano-consumidor-espectador, se vuelve pasivo, se preocupa por sí mismo y se aleja de la política progresista.

La política se presenta para el ciudadano como una oferta muy similar a la de bienes y servicios:

  1. Plataformas políticas similares
  2. Pequeñas diferencias de dorado
  3. Oferta de las políticas más cómodas para el usuario
  4. Atracción por “productos” políticos siempre nuevos.

Al igual que en las empresas, también las políticas centralizan el poder y se separan de la autoridad (como las empresas separan su centro organizador y su periferia productiva). No se hace responsable de sus ciudadanos, predomina la indiferencia hacia sus destinos.

Frente a la abundancia de plataformas políticas estándar, El Dorado de la política es la exaltación simbólica de las trivialidades, y la mayor de ellas la personalidad del candidato.

Los ciudadanos piensan como consumidores y dejan de comportarse como productores artesanos.

El ciudadano-artesano quería saber cómo funcionaban las cosas, el ciudadano-consumidor solo pretende usarlas sin importar su funcionamiento, disfrutar sin profundizar en las razones de las cosas. Como consumidores los ciudadanos pierden rápido contacto con el compromiso, cunde la indiferencia.

Lo que concluye Sennet en este punto es que los hombres y mujeres del siglo XXI, celebran el  cambio personal pero no el progresismo colectivo. De nuevo el predominio de la propia transformación, sin incluir en ello el cambio del conjunto.

Scridb filter
  • 11
  • Nov
  • 2012

La reciente elección presidencial de Estados Unidos permitió observar una serie de curiosas coincidencias entre el discurso opositor al presidente Obama y el discurso opositor en la Argentina.

Salvando las distancias de la dimensión de cada contexto, del mismo modo que el kirchnerismo llegó al poder luego de la fenomenal crisis argentina de comienzos de siglo, Obama llega al poder en 2008 en un país en pleno declive económico producto de la mayor crisis financiera desde 1930, atascado en dos guerras en Asia y desnudado en su deuda social luego del huracán Katrina.

Obama llegó al gobierno bajo el lema “Nosotros Podemos”, nosotros, todos, la sociedad, y para poner en acto sus promesas de campaña puso en marcha una fuerte batería de medidas para atacar la cuestión económica y social.

Luego de atravesar su primer período de gobierno la nación norteamericana está dividida entre una mitad que cree que hacen el esfuerzo por la otra mitad que goza de los beneficios sin esforzarse. Algo parecido sucede en Argentina.

Por eso Micht Romney basó su campaña en dos ideas “reducir el tamaño del gobierno y reducir los impuestos”, intentando captar a esa primera mitad que cree que ellos pagan impuestos para sostener mediante las políticas de un estado engorado para beneficiar a una masa de marginales.

En un artículo publicado por la prestigiosa revista The Nation, el periodista Ari Melber, describe cómo la oposición republicana encabezada por el candidato Romney se ocupó de atacar lo que llamaron “medidas populistas en una serie de mercados como el de seguros de salud, los automóviles, la banca y las pequeñas empresas” a través del aporte del Estado federal. “En cada caso, los republicanos respondieron con el mismo argumento: el gobierno era demasiado grande, costoso e incompetente para estas tareas.”

Del mismo modo nuestra oposición en Argentina manifiesta similares posturas frente a la utilización de los recursos del Estado para políticas sociales en beneficio de los que menos tienen.

Incluso Romney anunció en campaña que su primera decisión legislativa sería revocar la trabajosa Ley de Seguro de Salud de Obama, para regresar la medicina a las exclusivas manos privadas.

El centro del discurso opositor puso especial énfasis en los llamados “takers”. ¿Qué es un taker? Con este término se denomina, en Estados Unidos, a la población que por su condición económica depende para vivir de la ayuda del Estado. Inclusive los discursos de los más duros republicanos “cuestionaron la obligación de que los hospitales brinden atención de emergencia a la población pobre”.

En la campaña 2012 los republicanos han dividido a la sociedad en makers y takers, literalmente hacedores y ladrones. Los makers son los creadores de trabajo y los trabajadores, mientras que los takers son parásitos dependientes del gobierno, el 47% de los estadounidenses que no pagan impuestos a las ganancias.

El propio Romney lo dejó en claro en una reunión privada (filtrada en la web) previo a las elecciones donde afirmó que los votantes de Obama “Son ese 47% que se consideran que tienen derecho a la atención médica, a la comida, a la vivienda, lo que sea (…) que piensan que son víctimas y que además creen que el Gobierno tiene la responsabilidad de cuidar de ellos (…) pese a que no pagan impuestos”.

Incluso el candidato a vicepresidente del Partido Republicano, Paul Ryan, fue más allá sosteniendo que “el 60% de los norteamericanos reciben más beneficios del gobierno que lo que aportan en impuestos”.

Por otra parte del mismo modo que en Argentina, la oposición republicana al gobierno de Obama se expresó en el Congreso mediante la estrategia del obstruccionismo (cuenta con mayoría en el Senado), alcanzando, según Melber, “niveles récord de obstrucción legislativa”, colocándole un techo al endeudamiento del Estado o judicializando las políticas del Poder Ejecutivo, como en Argentina.

Durante cuatro años la oposición republicana realizó “una cruzada contra el gobierno”, a través de protestas callejeras contra el gasto, “y luego en los medios, con un récords en publicidad insistiendo en que el gobierno de Obama estaba fuera de control”. ¿Suena conocido no?

Uno de los estados norteamericanos donde se realizó el mayor esfuerzo político en la campaña fue el de Ohio, donde el gobierno de Obama puso en marcha una activa política de recuperación de la industria automotriz, prácticamente quebrada, con el aporte de fondos estatales.

A las políticas públicas de Obama destinadas a la recuperación de los sectores más deprimidos de la sociedad y golpeados por la crisis, los republicanos respondieron con “el más frío y concentrado tono de individualismo egoísta desde Barry Goldwater[1] (…) diciendo que el gobierno no debe ayudar y que la gente tiene que hacerlo por su cuenta”. La respuesta de Obama fue: “estamos todos juntos en esto”.

Igual que en Argentina la oposición norteamericana se afirma en ideas que acentúan el individualismo, el abandono de la solidaridad, y apuntan a que la parte de la población menos favorecida por la economía y que requiere ser asistida por políticas estatales son vagos y parásitos, takers que el estado auxilia usando para ellos los dineros que aporta la parte más favorecida de la sociedad.

Curiosas coincidencias en dos sociedades, la norteamericana y la argentina, divididas sobre valores fundamentales, con gobiernos dirigidos a aumentar la presión impositiva de los que más tienen para realizar políticas sociales para los que menos tienen, monetariamente expansivos, y frente a ellos la mitad de la población refractaria a esa política que consideran injusta por estar destinada a favorecer a quienes entienden que no lo merecen.



[1] Barry Goldwater fue candidato republicano en 1964, derrotado por el demócrata Lyndon Johnson. Uno de los políticos republicanos con ideas de derecha más extrema.

Scridb filter
  • 8
  • Nov
  • 2012

Excelente informe de CQC sobre la otra realidad de los Estados Unidos, la que, sobretodo en el exterior, no se muestra, no se ve.
Muy revelador.

Scridb filter